Plan de Pensiones (21-01-2009)

El Plan de Pensiones de Empleados de Telefónica perdió durante el año 2008 casi 1.200 millones de euros (200.000 millones de ptas), por lo que cada partícipe del plan hemos perdido este año, de media, 20.000 euros (el 26,86% del patrimonio del plan).

Dicha pérdida ha sido consecuencia de:

* Un entorno claramente desfavorable. Todas las bolsas mundiales han sufrido importantes pérdidas, desde el 34% que bajó la bolsa americana, hasta el 41% de las bolsas europeas. Obviamente, este entorno desfavorable afectó muy poco a todos aquellos que invirtieron sus ahorros en renta fija .

* Una errónea estrategia de inversión. Desde STC-UTS siempre hemos defendido que el plan debe centrar especialmente sus inversiones en renta fija (al menos el 75-80% del plan). Destinar a bolsa el 40% de nuestro patrimonio en un año en que los medios económicos, al inicio del mismo, calificaban de difícil o impredecible, es un claro error de la gestora de nuestro plan de pensiones.

* Una pésima gestión del plan: Si las bolsas mundiales bajaron de media un 40% y teníamos en bolsa un 40%, deberíamos haber perdido un 16% en el año (resultado de multiplicar las cifras anteriores, y bajo el supuesto de que el resto de inversiones, la mayor parte en renta fija, no hubiesen dado rentabilidad alguna).

Sin embargo, nuestro plan perdió bastante más, casi un 27% (11 puntos más), es decir, que nuestras inversiones en bolsa bajaron mucho más de lo que bajaron los mercados bursátiles.

* Eliminación de las elecciones a la Comisión de Control: La eliminación de dichas elecciones hace cuatro años por parte de UGT y CC.OO., excluyendo a un colectivo tan importante como los prejubilados y jubilados y privando a los activos de expresar directamente su opinión, ha hecho que las inversiones del plan sean más arriesgadas de lo que el colectivo en conjunto seguramente requería.

Todo ello ha supuesto que, a día de hoy, todas las aportaciones que los trabajadores hemos efectuado en los últimos diez años presentan rentabilidades negativas, es decir, no sólo se ha depreciado su valor real por efecto de la inflación (un 20% de promedio), sino que su cuantía actual es inferior al importe de las aportaciones efectuadas.
En el boletín del Plan de Pensiones la rentabilidad que aparece desde el inicio del plan corresponde sólo a la primera aportación, no al conjunto de las aportaciones del trabajador.

Destacar que la rentabilidad que figura en el plan desde su inicio (actualmente el 5,3%), corresponde sólo a la primera aportación al plan. En conjunto, todas las aportaciones efectuadas por el trabajador desde el inicio del mismo han obtenido una rentabilidad media del 1,5% anual (la mitad de la inflación media de dicho periodo), y ello a pesar de las altas rentabilidades obtenidas por el plan durante sus primeros 5 años.

Además, dicha rentabilidad es fruto únicamente de las inversiones que hemos efectuado en renta fija (ya que las realizadas en bolsa sólo han generado pérdidas).

Es importante destacar que el Plan de Pensiones se podía haber gestionado y se puede gestionar de otra manera. Por ello, queremos trasladar la actuación que, respecto al plan de pensiones, ha hecho nuestro sindicato a lo largo de estos años para que se valore la misma por parte del trabajador:

* En el momento de su constitución, nuestro sindicato se posicionó por mantener la extinta ITP, ya que la misma era mucho más favorable para el trabajador.

* Durante los primeros cinco años del plan, éste invirtió aproximadamente el 90% del patrimonio del mismo en renta fija, obteniendo unas rentabilidades muy favorables, superiores al 13%.

* En julio de 1998, ante la fuerte apuesta que el plan realizaba por la bolsa (pasó del 6% al 35% en apenas 18 meses), y con unos precios de compra que duplicaban y triplicaban los de dos años antes, nuestro sindicato solicitó a la Comisión de Control que, a la mayor brevedad, deshiciese dichas posiciones, dado el fuerte riesgo que ello suponía (ver dicho comunicado en nuestra página web)

La Comisión de Control hizo caso omiso, y el plan de pensiones perdió más de 40.000 millones de ptas en los dos meses siguientes, consecuencia de una fuerte bajada bursátil. Nuestro sindicato ha seguido  denunciando con posterioridad y en reiteradas ocasiones el excesivo riesgo del Plan.

* En marzo de 2000, y ante la “oferta” de la empresa de devolvernos anticipadamente los 80.400 millones de ptas que quedaban pendientes del plan de reequilibrio (de la extinta ITP), que nos rentaban un 6% anual (casi el doble de lo que entonces ofrecía el mercado de renta fija dada la fuerte bajada de tipos de interés), el STC sacó un comunicado en el que solicitaba que la Comisión de Control no aceptase dicha devolución (se requería su aprobación expresa), a lo que también hizo caso omiso.

A día de hoy, los trabajadores no sólo hemos dejado de percibir los intereses que, sin ningún riesgo, dicha deuda habría generado en estos 9 años (casi 36.000 millones de ptas), sino que también los que la misma hubiese generado hasta su extinción total en el año 2020.

* En 2006 denunciamos la baja rentabilidad que el plan de pensiones había obtenido ese año y que era muy inferior a la obtenida, de media, por el mercado, solicitando a la Comisión desglosase las rentabilidades obtenidas por tipo de mercado.

* En noviembre de 2007, apenas tres meses antes del inicio de la crisis, volvimos a reiterar el riesgo que suponía tener cerca del 40% en bolsa (ver comunicado en nuestra pág. web), volviendo la Comisión de Control a hacer caso omiso, con las consecuencias que todos conocemos.

Lamentamos que, una vez más, tengamos razón en un tema tan importante como es este para el trabajador. De poco nos sirve que el tiempo nos dé la razón si todos los trabajadores sufrimos unas pérdidas que, en pesetas, son millonarias.

Destacar que la actuación de nuestro sindicato es fruto simplemente del SENTIDO COMÚN. De saber para qué sirve un plan de pensiones (no para especular, sino para garantizar un complemento a la pensión de jubilación), de no vender renta fija con una alta rentabilidad para invertirla en una bolsa que ya había duplicado o triplicado su valor en los últimos años. De saber que, quizás, la renta variable puede dar, de media, una mayor rentabilidad a largo plazo, pero que dicha media estará formada por unos que triplicarán sus ahorros y otros que lo reducirán a la mitad o que lo perderán casi todo.

Es por este sentido común y por nuestro compromiso con el trabajador por lo que exigimos, de nuevo, que vuelva a haber elecciones a la Comisión de Control: deben ser los trabajadores los que elijan a sus representantes, que son los que deben velar por sus intereses en el plan. También pedimos, una vez más, que se reduzca el riesgo que asume el Plan de Pensiones, haciendo esta vez especial hincapié en que se disminuyan al mínimo las inversiones que tiene (más de 100.000 millones de ptas) en fondos de alto riesgo e inversiones inmobiliarias.

Entradas relacionadas

Ir arriba